27 ago. 2012

Actualidad Gremial



(...)Por un lado,  Luciano Del Percio –despedido de la línea mientras se hallaba de licencia médica- sufrió la rotura del parabrisas de su camioneta Fiat que se encontraba estacionada en la puerta de la casa de su padre en Valentín Alsina, donde ya había sufrido amenazas a través de pintadas y llamadas telefónicas. Según informó Del Percio, mientras se encontraba en el interior del domicilio escuchó la frenada de un colectivo, aproximadamente a las 14 horas, y al salir un rato después a la calle encontró el parabrisas estallado con un  piedrazo en el interior del vehículo.

En tanto, en el mismo horario, pero en la puerta de la sede de la empresa en el barrio porteño de Pompeya, el automóvil del chofer Angel Lagos, con 20 años de antigüedad, sufrió un ataque similar: al retirarse de su jornada laboral, Lagos encontró el parabrisas de su Senda bordó destruido, seguramente por las mismas manos anónimas.(...)

No hay comentarios: