10 sept. 2014

Actualidad Gremial

CAMPAÑA NACIONAL SOLIDARIA CON LOS TRABAJADORES DE DONNELLEY Y SUS FAMILIAS

Después de la quiebra fraudulenta y el cierre ilegal de esta multinacional norteamericana, los trabajadores y nuestras familias estamos en lucha por mantener los más de 400 puestos de trabajo, porque no queremos Nunca más familias en la calle.

Ante la fuga de los empresarios, los obreros entramos a la planta y seguimos produciendo, pero lo hacemos bajo control obrero. En los galpones de Donnelley hay materia prima para seguir produciendo con normalidad. Abundan pedidos de clientes importantes como la Editorial Atlántida para realizar y facturar. Ya imprimimos las revistas Para Ti Decoración, Para Ti Pocket, Vanidades, Billiken entre otras publicaciones de la Editorial Atlántida. Y varios clientes se acercaron porque están interesados en hacer sus trabajos aquí.

Sin embargo, la quiebra fraudulenta (como la definió la misma presidenta Cristina de Kirchner) sigue adelante y el juez nombró un síndico para hacerse cargo de la empresa. Aunque no ha tomado posesión, desvió los pagos de nuestros principales clientes a los que seguimos entregando trabajos como es el caso de la Editorial Atlántida , y se queda con los cheques de los trabajos que estamos entregando. Por eso si bien seguimos trabajando y respondiendo a los pedidos de los clientes, no cobramos nuestro salario y no sabemos por cuanto tiempo más.

Nos movilizamos al juzgado para exigir que nos paguen nuestros salarios ya: “si estamos trabajando, queremos cobrar”. Somos más de 400 trabajadores trabajando. Más de 1200 hijos esperan su plato de comida. Le exigimos al juez comercial Gerardo Santicchia, como a los síndicos Risso y Plastina, al gobierno y al Ministro de Trabajo Tomada que ya nos paguen los salarios.

Mientras peleamos por cobrar nuestros salarios, los trabajadores de Donnelley en asamblea votamos impulsar junto a la Comisión de Mujeres una Campaña nacional solidaria con los trabajadores de Donnelley y nuestras familias: “un alimento para Donnelley”.
(...)

No hay comentarios: