1 jul. 2012

10 AÑOS DESPUÉS

Han pasado 10 años del asesinato de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. Han pasado muchas cosas luego de ese hecho.

Se descubrió un complot político y gubernamental para acabar con el movimiento piquetero, que el 26 de junio se llevó a dos referentes pero que pudo llevarse muchísima gente más. Fruto de esa investigación solo se encarceló a los culpables "reales" (o sea, quien efectuó el disparo asesino) como les gusta decir a quienes tratan siempre de tapar el sol con la mano. No se profundizó en condenar también a los responsables intelectuales y políticos de la masacre: Eduardo Duhalde, Carlos Soria, Aníbal Fernández, entre otros.

Así es como se llega al día de hoy, diez años después, a un gobierno que habiendo llegado de la mano de quien mató a Darío y Maxi tiene el descaro de decir que "viven en cada conquista" del gobierno nacional. Un gobierno que tuvo de jefe de gabinete y ahora senador nacional, a quien fue Secretario de la Presidencia de Duhalde. Un gobierno que felicitó al gobernador electo de Río Negro, teniendo éste implicancia directa en la planeación de la masacre siendo jefe de la SIDE. Un gobierno que utiliza en sus consignas y afiches la imagen de un ex presidente que salió a prometer una investigación que nunca hizo del hecho, pero sobre todo, que es el responsable de desarmar la lucha piquetera del momento para manejarla a gusto y placer.

No. Darío y Maxi no viven en ningún tipo de concesión del gobierno nacional. Darío y Maxi  no sólo viven en la memoria sino también en la lucha que se da día a día y que cuenta con el rechazo y la represión por parte del gobierno nacional y de sus "opositores". Qué mejor ejemplo de esto es la ley antiterrorista, respaldada por todo el arco político para perseguir a quienes se animan a pelear contra la injusticia diaria.

A quien cae en la lucha, solo hay una forma de recordarlo y homenajearlo: LUCHANDO.

No hay comentarios: